Himno Gallego

El Himno gallego está compuesto por “O bardo de Bergantiños”, el insigne poeta gallego Eduardo González Pondal (Ponteceso, La Coruña 8/2/1835 – La Coruña 8/3/1917). La música es del compositor gallego Pascual Veiga, natural de Mondoñedo.

La composición consta de diez estrofas más, que no fueron incorporadas al himno. Éste fue estrenado el 20 de diciembre de 1907 en el Gran Teatro del Centro Gallego de La Habana (actual Embajada de España en Cuba).

Producto de una cultura propia y reflejo del ambiente cultural y social que fué conformando a lo largo de la historia una identidad singular, el himno gallego aparece como el símbolo acústico más solemne y trascendental de Galicia como comunidad política. Es estrenado en 1907 en La Habana, fruto, como la bandera y el escudo, de la emigración. En 1908 se hará oficial. En su elaboración se conjugan las partituras de Pascual Veiga y el poema Os Pinos de Eduardo Pondal. El motivo central es muy sencillo: que Galicia despierte de su sueño y emprenda el camino hacia la libertad.

El nombre de Galicia no figura en ninguna parte del poema, como es habitual en Pondal, siendo sustituido por Fogar de Breogan. Se le pide que despierte de su sueño, que no olvide las injurias y que escuche la voz de los pinos rumorosos, que no es otra cosa que el pueblo gallego.

Desde 1907 hasta 1923 el himno gallego fué cantado por regionalistas y agraristas en sus actos y poco a poco fué siendo aceptado por muchos más. Los centralistas lo asumirán, finalmente, en la campaña electoral de 1977. Durante la época anterior a la República se prohibieron todos los símbolos regionales. Entonces, las sociedades gallegas de Ámerica intensificaron su interés por la expresión pública del himno. Con la II República el amor hacia él se intensificó como expresión de una Región dentro del Estado Integral que se había constituido. Durante el periodo franquista, hasta la etapa de aperturismo, sólo se cantaba, como mucho, en actos culturales y como una canción más dentro del folklore gallego. Desde 1960 comienza a interpretarse de modo más explícito, aunque disimulando sus aspectos ideológicos.

En 1975, mientras tenían lugar unos actos folklóricos en la fiesta del Apóstol, la gente comenzó a levantarse mientras el himno sonaba. Al año siguiente se instauró esta costumbre de modo definitivo en la Plaza de la Quintana, ratificado también por las autoridades asistentes. Además del celtismo y helenismo siempre presentes en la obra de Pondal, fué su capacidad para penetrar en los sentimientos del pueblo y expresar sus aspiraciones fundamentales, lo que posibilitó su éxito.

Himno gallego

¿Qué din os rumorosos
na costa verdescente
ó raio transparente
do plácido luar?

¿Qué din as altas copas
de escuro arume arpado
co seu ben compasado
monótono fungar?

Do teu verdor cinguido
e de benignos astros
confíns dos verdes castros
e valeroso chan,
non des a esquecemento
da inxuria o rudo encono;
desperta do teu sono,
fogar de Breogán.

Os bos e xenerosos
a nosa voz entenden,
a con arroubo atenden
o noso ronco son,
mais só os iñorantes,
e féridos e duros,
imbéciles e escuros
non os entenden, no.

Os tempos son chegados
dos bardos das idades
que as vosas vaguedades
comprido fin terán:
pois, onde quer, xigante
a nosa voz pregoa
a redención da boa
nación de Breogán.

Traducción libre

¿Qué dicen los rumorosos
en la costa verdecente [que verdea]
al rayo transparente
de la plácida luz de la luna?

¿Qué dicen las altas copas
de la oscura pinocha arpada
con su bien compasado
y monótono cimbrear?

[qué dicen] De tu verdor ceñido
y de los benignos astros,
confines de los verdes castros
y tierra valerosa.
Nunca te olvides
de la injuria y del rudo encono;
despierta de tu sueño,
hogar de Breogán.

Los buenos y generosos
nuestra voz entienden,
y con arrobo atienden
nuestro ronco sonido,
pero sólo los ignorantes,
los fieros y duros,
imbéciles y oscuros
no nos entienden, no.

Ya ha llegado el momento
de aquellos bardos de antiguo,
que a vuestras ilusiones
cumplido fin darán:
pues, donde quiere, gigante,
nuestra nosa voz pregona
la redención de la buena
nación de Breogán.

Comparte esta información con....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+